domingo, 13 de junio de 2010

Una lección de solidaridad

Una lección de solidaridad

http://www.laverdad.es/alicante/v/20100612/provincia/leccion-solidaridad-20100612.html

Alumnos del instituto Canastell de San Vicente dan clases de informática y estética aplicadas a la búsqueda de empleo a 120 beneficiarios de Cáritas
12.06.10 - 01:01 -
E. M. LAHOZ | SAN VICENTE.

LOS PROTAGONISTAS

ANTONIO CAMACHO FORMADOR INFORMÁTICA
«Hemos tenido alumnos que no habían encendido un ordenador»
LANSANA CORREA ALUMNO INFORMÁTICA
«No podría pagar con dinero todo lo que he aprendido aquí»
VERÓNICA ABENZA FORMADORA ESTÉTICA
«Al principio nos daba respeto enseñar pero todo ha ido bien»
PAULA CRISTINA PINHO ALUMNA ESTÉTICA
«La imagen es fundamental y ahora sé sacarme partido»
Los alumnos de los programas de cualificación profesional inicial (PCPI) del IES Canastell acaban de terminar las prácticas más gratificantes de su vida académica. Durante el último mes y medio, 24 chavales han tenido la oportunidad de enseñar lo que han aprendido en clase a las personas que más lo necesitan, beneficiarios de Cáritas que buscan un empleo y que, gracias a ellos, ahora tienen más opciones de encontrarlo.
Todo ello gracias a un programa pionero de colaboración entre el instituto y Cáritas, que ha servido para que 120 desempleados del municipio aprendan técnicas de búsqueda de empleo y también para que estos alumnos, que suelen tener problemas de motivación y constancia en los estudios, desarrollen todo su potencial y vean aumentada su autoestima.
A lo largo del mes de mayo se han desarrollado en el instituto sanvicentero dos cursos, uno de Informática y otro de Estética.
El primero lo han impartido alumnos de los programas de Electrónica e informática, Fontanería e informática y Estética e informática, y a él han asistido usuarios de Cáritas de entre 14 y 40 años que han aprendido desde cómo encender un ordenador y usar un ratón hasta como desmontarlo y volverlo a montar, pasando por la elaboración de curriculum, el retoque de fotos o el manejo de Internet para enviar correos o buscar empleo en páginas especializadas.
«Los niveles de los alumnos eran muy diversos, había algunos que no habían encendido un ordenador en su vida y otros que se manejaban mejor y querían aprender aspectos más avanzados, como la reparación de los equipos o la solución de problemas técnicos», señala Antonio Camacho, uno de los chavales formadores.
Ellos han intentado dar respuesta a todos estos intereses en 120 horas de clase, que se preparaban concienzudamente y que han dado un resultado muy positivo, a juzgar por los elogios que recibieron ayer, día de la 'graduación' del curso, por parte de sus alumnos. «No podría encontrar dinero para pagar todo lo que han hecho por mí y lo que he aprendido de ellos», señalaba, emocionado, Lansana Correa, senegalés de 29 años que vestía ayer su mejor traje para recibir su diploma acreditativo. «Yo no había tocado un ordenador nunca y cuando me hablaban de Internet me parecía otro idioma, pero ahora lo manejo y lo uso para buscar trabajo», añadía José Asensio Rivas, de 37 años.
Igualmente agradecidos están los chavales: «Ha sido un honor trabajar con ellos por la atención, la ilusión y las ganas de aprender que tienen», indica Enrique Molina.
El segundo curso lo han impartido las alumnas del programa Auxiliar de Estética. Han enseñado a las participantes nociones prácticas sobre cómo maquillarse, peinarse o vestirse para una entrevista de trabajo. «Les hemos enseñado a hacerse la manicura, a pintarse, a diseñar sus cejas y a ponerse uñas de parafina, entre otras cosas», explica Andrea Cabrera. «Al principio nos daba un poco de miedo y respeto estar del lado del profesor en vez de ser alumnas, pero luego todo ha ido muy bien y han aprendido mucho», comentan sus compañeras Verónica Abenza y Paqui Cuenca.
Sus alumnas dan fe de ello. Sandra Expósito, de 37 años, y Paula Cristina Pinho, de 40, pondrán en práctica lo aprendido cuando acudan a una entrevista porque se han dado cuenta de que «la imagen es fundamental, porque es lo primero en que se fijan, y ahora sabemos sacarnos partido».
Acabado el curso, todos están contentos con el resultado, los alumnos-formadores, los usuarios y los profesores, que ya han mostrado su intención de repetir la experiencia e integrarla en la programación. De hecho, han presentado a la Conselleria de Educación una iniciativa similar con el objeto de lograr subvenciones del programa 'Buenas Prácticas'. El profesor Francisco Sánchez explica el proyecto: «Queremos que alumnos reciban formación sobre reciclaje y que después sean ellos los que expliquen estos contenidos, por ejemplo, a chatarreros». Así se obtendría un doble beneficio, el medioambiental y el económico, ya que existen componentes de valor que se suelen descartar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario